Large Millimeter Telescope

El Gran Telescopio Milimétrico es un telescopio de plato único localizado en la cima de Sierra Negra (4,600 m SNM) en el estado de Puebla, México, y está optimizado para explorar las estructuras en el Universo con observaciones astronómicas a longitudes de onda milimétricas (0.85 mm < λ < 4 mm).

Panorama

El Gran Telescopio Milimétrico (GTM), diseñado por MAN Technologie, es un telescopio de 50 m (32 m actualmente) de diámetro optimizado para realizar observaciones astronómicas en longitudes de onda milimétricas (0.85 mm < λ < 4 mm). El proyecto GTM es una colaboración binacional entre México y los EE.UU. Las instituciones que lideran este esfuerzo son el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) y la University of Massachusetts en Amherst (UMass).

El principal objetivo científico del GTM es estudiar los procesos físicos de formación de estructuras y su evolución a través de la historia del Universo. De manera más específica, el GTM tiene la capacidad de investigar temas tan diversos como la constitución de cometas atmósferas planetarias, la formación de exo-planetas y el nacimiento y evolución de estrellas, el crecimiento jerárquico de galaxias, cúmulos de galaxias, y su distribución a grandes escalas astronómicas, así como el fondo cósmico de microondas y sus anisotropías.

El sitio donde se ha construido el telescopio es el Volcán Sierra Negra (lat. ~ +19°), ubicado a ~ 100 km al este del INAOE, en el estado de Puebla, a una altitud de 4,600 m (15,000 ft.), y el cual provee una excelente transparecia atmosférica a ondas milimétricas a lo largo del año.

El GTM es un telescopio a cielo abierto que ha sido diseñado para tener una precisión de apuntado mayor a 1 segundo de arco en condiciones de viento promedio (v < 5 m/s). Después de caracterizar la superficie y aplicar correcciones para compensar las deformaciones típicas debido al viento, la fuerza de gravedad y los gradientes de temperatura, se tiene una precisión menor a 75 micras r.m.s. en la superficie.

La combinación de la transparencia atmosférica sobre el sitio del GTM, la gran área colectora del telescopio, y el campo de visión (hasta 8 minutos de arco en diámetro) proveen al GTM con una velocidad de mapeo extremadamente rápida. Esta ventaja es actualmente explotada por los instrumentos de primera luz y, próximamente, por una nueva generación de instrumentos que incluirá una variedad de cámaras de continuo, arreglos heterodinos y receptores de banda ancha, y un espectrómetro auto-correlador flexible. Un programa de desarrollo de instrumentos y acceso colaborativo para instrumentos invitados asegurará que el GTM siga siendo un telescopio líder en observaciones milimétricas.

Información adicional sobre el GTM y su impacto científico puede encontrarse en el libro del GTM.